Antes del alba (reseña)

Nicholas Wade, entre otros muchos méritos, ha sido editor y colaborador de las revistas Nature y Science durante 15 años. En Antes del alba: recuperando la historia perdida de nuestros ancestros  (Biblioteca Buridán, 2015) hace un repaso extraordinariamente ameno y documentado de los orígenes del ser humano, desde que se separó hace 5 millones de años del antepasado común que compartió con los chimpancés.

El libro de Wade está organizado en 12 capítulos que abordan cuestiones tan interesantes como la salida de las primeras poblaciones ancestrales del continente africano, un grupo de seres humanos que probablemente no contaba con más de 150 individuos; su expansión hacia los otros continentes; la evolución de una vida nómada basada en la caza y recolección hacia la agricultura y el asentamiento en pequeños poblados; el origen del lenguaje moderno, hace unos 50.000 años; la socialidad; la aparición de las distintas razas, un concepto que aún suscita debates encendidos entre los expertos. 

Escrito con un lenguaje muy accesible y utilizando únicamente los tecnicismos justos, Wade nos va mostrando con maestría y capacidad divulgadora los avances más recientes en los campos de la  arqueología, la paleontología, la antropología y muy especialmente de la lingüística y la genética. Construye así una historia coherente y consistente con la teoría de la evolución que aporta un gran número de respuestas a temas que van desde la metamorfosis de los simios hasta convertirse en humanos, la pérdida del pelaje, la presencia de presiones evolutivas para la aparición del lenguaje y la más que probable existencia de un gen asociado al mismo, el papel de la agresividad y las guerras en el desarrollo de sociedades curiosamente más pacíficas, el canibalismo, la aparición y evolución de la religión, la privacidad del sexo y su efecto apaciguador de la agresión entre machos hasta llegar al ser humano moderno, sobre quien aún sigue ejerciendo su peso la evolución darwiniana, una fuerza activa y vigorosa. ¿Hacia dónde irá en el futuro? Evidentemente, la genética tiene mucho que decir al respecto; muchas cuestiones ya han sido respondidas y otras muchas permanecen abiertas. Los futuros evolutivos humanos son muchos, sin duda; algunos de ellos serán forjados por el azar y los cambios aleatorios pero otros, a buen seguro, vendrán dados por la propia elección que hagamos. Estamos trabajando en ello...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada