"Interstellar" en la universidad

El pasado martes 6 de octubre tuve el honor de ser invitado a participar en un coloquio sobre la película "Interstellar". El evento formaba parte del ciclo de Cine y Ciencia que organiza la EPI (Escuela  Politécnica de Ingeniería) de Gijón y que está coordinado por Joaquín González Norniella, profesor del área de Ingeniería Eléctrica.

Las sesiones tienen lugar cada dos semanas y se organizan con la proyección de una película en V.O.S.E. a la que sigue un coloquio en el que participan estudiantes, profesores y toda aquella persona que desee acudir. Como digo, la sesión inaugural del presente curso ha corrido a cargo de la fantástica película de Chris Nolan "Interstellar". El bueno de Joaquín ya había contactado conmigo meses atrás, poniéndome al corriente de sus actividades e invitándome a aconsejarle sobre películas que pudiesen ser susceptibles de ser proyectadas y debatidas, además de solicitar mi participación en los debates. Por unas razones o por otras, nunca me era posible asistir, hasta que el pasado martes día 6 al fin se pudo concretar mi visita, pues al primero que le apetecía era a mí. Y la cosa no me defraudó en absoluto.

En efecto, a eso de las 15:35 llegué al Aula Magna de la EPI-Gijón y la presentación de la película ya había comenzado. Me senté y escuché atentamente cómo Joaquín hacía un breve repaso de algunos de los detalles más significativos de "Interstellar", su director, actores principales y secundarios, guionistas, etc. A las 15:45 comenzaba la proyección. Tras presentarme como es debido a Joaquín, pues aún no le conocía personalmente, me quedé a disfrutar una vez más, la tercera, del visionado de la que considero hasta hoy la película más fiel a la ciencia conocida. No me pidáis explicación de esta afirmación porque simplemente es una opinión personal más o menos fundada en mi experiencia.

A las 18:15 finalizó la proyección y Joaquín dio paso al coloquio, haciendo algunos breves comentarios sobre los efectos digitales y el asesoramiento científico en el guión por parte de Kip Thorne, autor del excelente libro "The science of Interstellar", en el que aborda todos los aspectos científicos relacionados con el film de Chris Nolan y en cuyo guión participó de forma activa con el objetivo de hacer lo más verosímiles posibles, tanto la historia como los aspectos relacionados con la ciencia que se muestra en la pantalla.


Y entonces, tras presentarme a mí y un pequeño resumen de mi curriculum divulgador, se desató la tormenta, pues los siguientes 90-95 minutos fueron un bombardeo constante de preguntas sobre docenas de detalles relacionados con escenas de la película, "posibles fallos" de guión, búsquedas de incoherencias y muchas otras curiosidades referentes a la ciencia involucrada en el film.

Hubo momentos en que pude contemplar con enorme satisfacción más de media docena de manos alzadas simultáneamente, unas preguntas sucedían a otras y los chavales se entusiasmaban por momentos en un frenesí un tanto alocado de preguntas y respuestas a medio elaborar, sobre todo motivadas por la premura de tiempo y la ansiedad que me producía ver a tantas otras personas con ganas de preguntar. Armado con un par de docenas de transparencias que me sirvieran de ilustración de las ideas que pude imaginar antes del coloquio sobre las que me podrían preguntar, traté lo mejor que pude de ser claro, conciso y breve en mis respuestas, aunque siempre plenamente consciente de que la película podría dar perfectamente para estar charlando y debatiendo durante bastantes más horas.

Allí salieron a colación, como no podía ser de otra forma, cuestiones relacionadas con la dilatación temporal debida a la gravedad; la posibilidad de la existencia de agujeros de gusano; las diferencias entre agujeros negros y de gusano; la plausibilidad de viajar a través de estas fantásticas estructuras; el propósito de la misión en la que estaba embarcado el profesor Brand y su ecuación; la existencia de un mundo con más de tres dimensiones espaciales, como del que parecían provenir los seres del bulk que en la película han situado el agujero de gusano en las proximidades de Saturno y por el que la tripulación del Endurance siguen los pasos de otra docena de exploradores anteriores, como el doctor Mann; la situación particular del planeta de Miller con respecto al gigantesco agujero negro alrededor del que orbita, Gargantúa, y las terroríficas olas que se producen en su superficie con escrupulosa periodicidad de una hora (medida en tiempo del planeta, equivalente a siete años en tiempo medido en la Tierra); la habitabilidad en otros mundos y muchas cosas más.

Como digo, el coloquio discurrió de forma fluida, en ocasiones quizá con un ritmo frenético y un tanto alocado, sin tiempo para explicar conceptos que hubiesen sido más que necesarios, y más teniendo en cuenta que nos encontrábamos en una escuela de ingeniería y muchos conceptos de física son desconocidos, especialmente los relacionados con la teoría de la relatividad de Einstein, para los estudiantes.


En la parte negativa, tengo que decir que me disgustó un tanto la actitud de unos pocos estudiantes que se enzarzaban constantemente en discusiones con poco o ningún atractivo. Me refiero a que intentaban todo el tiempo buscar incongruencias en el guión, contradicciones y demás añagazas con escaso interés científico y/o cinematográfico. Esto hizo que no se pudiese aprovechar más el tiempo para tratar aspectos de indudable importancia y que hubiesen enriquecido bastante más el debate. De todas formas, me lo esperaba, ya que me había encontrado antes en situaciones parecidas cuando impartía mi asignatura "Física en la Ciencia Ficción" o en este blog, sin ir más lejos. De todas formas la experiencia fue muy positiva y el mismo Joaquín me confesó después que el coloquio había sido en el que más participación había visto por parte de los estudiantes hasta el momento.

A eso de las 20:00 se dejaron caer con disimulo los empleados encargados de cerrar puntualmente el centro, así que nos dimos por aludidos y procedimos a dar cumplida finalización de una tarde estupenda de ciencia y cine. ¿Se puede pedir más?

¡¡Muchas gracias, Joaquín!! Y gracias también a la Universidad de Oviedo, por permitir y fomentar iniciativas como esta, que tanta falta hacen. ¡¡Que cunda el ejemplo!! Nos vemos en la próxima proyección/coloquio, si mis horarios de clases me lo permiten.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada