Hasta el infinito y más allá (reseña)

Manuel Seara es biólogo, divulgador de prestigio en diversos medios y colaborador galardonado en RNE donde es responsabel del estupendo programa "A hombros de gigantes".

Como fruto de todo ese trabajo ha publicado su segundo libro, "Hasta el infinito y más allá", editado por Destino. Escrito en un estilo ligero y ameno, que recuerda mucho a un programa radiofónico, Seara nos va ofreciendo 51 pequeñas píldoras de ciencia, historia de la ciencia y mucha astronomía, desde los antiguos griegos hasta las últimas misiones espaciales que tratan de desentrañar los misterios de la materia y la energía oscuras.

El libro no es ni lo pretende un texto para eruditos, iniciados o personas con una afición ya formada e informada sobre astronomía y astrofísica. En este sentido, existen trabajos mucho más sólidos, completos y rigurosos. Muy al contrario, "Hasta el infinito y más allá" constituye una pequeña enciclopedia dirigida (en mi opinión) a un público mucho más amplio y que desee iniciarse en campos tan excitantes como la cosmología, la exobiología o la astrofísica. La enorme cantidad de información que nos proporciona Manuel Seara en tan sólo 339 páginas bien puede servir como punto de partida a la hora de fomentar vocaciones de la gente más joven, completar los conocimientos de los fieles al género o simplemente hacer el papel de obra de consulta de datos muy interesantes: parámetros físicos de los principales cuerpos del sistema solar, contribuciones de las figuras más representativas de la historia de la astronomía, nombres y fechas de cantidad de misiones espaciales operativas o por enviar al espacio en los próximos años, las últimas teorías acerca de las cuestiones fundamentales que se plantea la astrofísica y la cosmología, etc.

En definitiva, un libro sin grandes pretensiones, fácil de leer y de gran interés para todo aquel lector que empieza a interesarse por los misterios y las últimas noticias del cosmos y que desea embarcarse en viajes épicos...

No quiero dejar de comentar, aunque no le quita mérito en absoluto al libro, dos pequeños detalles que me han molestado particularmente. En primer lugar, la forma de referirse a la temperatura como "10 millones Kelvin" y similares. Querido Manuel, no sabes lo que lucho a diario en mis clases para que mis estudiantes hagan esto correctamente: debe decirse "10 millones de kelvins" (con minúsculas, pues la mayúscula únicamente se utiliza en la abreviatura, es decir, podrías haber escrito 10 000 000 K). El segundo detalle, mucho más serio, es la absoluta falta de un índice alfabético al final del libro y una sección de fuentes y referencias bibliográficas. A buen seguro que quien escribe un libro sabe un montón de lo que habla, pero siempre nos basamos en informaciones y trabajos de otros y está muy bien citarles porque son los gigantes a cuyos hombros nos hemos subido y desde allí arriba podemos decirles a otros hacia donde mirar. Espero sinceramente que esto se corrija en ediciones subsiguientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada